Ingenieros del IPN crean empresa para desarrollar cohetes

Egresados de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Unidad Ticomán, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), diseñan y construyen cohetes tipo sonda con tecnología 100% mexicana, con el objetivo de transportar cargas electrónicas a alturas de entre cinco y 10 kilómetros (es decir, a la atmósfera de nuestro planeta), para validar pruebas de motor, aerodinámica, sistema de navegación y propulsión de estos artefactos. Jonathan Rodríguez, Ramón Córdova, David Gómez y Rafael Sánchez , crearon la empresa mexicana Buró de Ingeniería y Diseño 360, que surgió en el Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica (CIEBT), la cual está enfocada principalmente a desarrollar y comercializar equipos para pruebas aerodinámicas, drones y, principalmente, en la construcción de vehículos lanzadores (cohetes tipo sonda).
24 Horas: https://goo.gl/CN9rVS

 

Politécnicos mejoran y optimizan robot seguidor de líneas

Los motores, sensores, ruedas, baterías y tarjetas de control son los componentes básicos de un robot Seguidor de Líneas, para optimizar su funcionamiento estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) añadieron un motorreductor, turbinas y sensores que lo vuelven más ligero, veloz y preciso. Los alumnos del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 2 “Miguel Bernard” explicaron que la mayoría de los seguidores de línea son construidos por motorreductores muy pesados, volviéndolos más lentos, también tienen una tabla con cinco o seis sensores que en ocasiones no detectan con precisión los movimientos.
La Crónica: https://goo.gl/cSWAvc

Inseguridad Médicos pasantes: acorralados

En seis años hubo 300 renuncias al servicio social de estudiantes de UNAM, IPN y UAG, a causa de la violencia en los lugares a donde se les envió. El joven pasante escuchó casos de colegas suyos en la serranía de Oaxaca y de otros estados del país, pero no imaginaba ser una víctima más mientras ofrecía los servicios de salud a la comunidad. Las autoridades son omisas, creen que son hechos aislados. Pero no lo son, responden a un modelo caduco, que no funciona y no vela por su seguridad e integridad. Ya sea al disminuir el periodo de un año a seis meses (como en la mayoría de carreras universitarias), o realizarlo en la misma entidad de la sede educativa y lugar cercano. A esto se suma una cifra negra que se desconoce, porque muchos de los afectados no denuncian o reportan los hechos por temor a represalias. Este diario registró cuatro más a través de solicitudes de información al IPN y medios de comunicación.
El Universal: https://goo.gl/DdkVyH

Tras 30 años de espera, florece planta de pescadillo en el Jardín Botánico de la UNAM

En Ciudad Universitaria el tallo de la planta mide 2.5 metros y la inflorescencia o quiote tiene una longitud de cinco metros, pero en la naturaleza la altura total puede ser de hasta nueve o 12 metros. Después de una larga espera de tres décadas, en el Jardín Botánico del Instituto de Biología de la Universidad Nacional autónoma de México (UNAM) por fin floreció un ejemplar de pescadillo o tehuizote, llamado por los indígenas oaxaqueños “yacktobiyack” o “yahuindayashi”. En comunicado, la UNAM precisó que como una bella forma de concluir su vida, este pariente del agave también ha comenzado su lenta agonía, proceso que concluirá con su muerte total en aproximadamente un año. La “Furcraea longaeva”, como la conocen los científicos, no es una especie de agavácea más, sino una de las monocotiledóneas de más larga vida en el mundo. En su hábitat natural crece entre dos mil 200 y tres mil 100 metros sobre el nivel del mar en las montañas de la Mixteca Alta, Sierra Madre del Sur y Sierra Juárez de Oaxaca, y una pequeña porción del estado de Puebla, y pueden pasar hasta 100 años para que madure y fructifique.
La Crónica: https://goo.gl/p58RK9

Falla geológica chupó el Lago de Tláhuac en 6 meses

Preocupa a ambientalista daño ecológico; el lugar era visitado por patos canadienses y aves extranjeras Ya casi no hay visitas en el Bosque; sólo persisten un par de comerciantes y dos policías que cuidan el sitio. El lago del Bosque de Tláhuac, donde cada año llegan de visita patos de Canadá y aves extranjeras, se secó a consecuencia de una fractura por el sismo del pasado 19 de septiembre, y a las autoridades, tanto delegacionales como del Gobierno de la Ciudad, no les importa; es más, ni siquiera están interesadas en rescatarlo. La delegación que encabeza Rigoberto Salgado, quien pertenece a Morena (partido que encabeza Andrés Manuel López Obrador), gastó 19 millones de pesos en su rehabilitación, en 2016; dos años después, ya no queda nada de lo que se pagó. El lugar está desolado, no hay visitantes —aunque permanecen un par de comerciantes dentro del bosque, que intentan subsistir con ventas que cada vez son menos—; el lago está muerto; en medio, sólo trajineras varadas, lodo y la falla geológica de siete metros, causante de la desgracia ecológica.
La Crónica: https://goo.gl/F6N2cz